Archivo de la etiqueta: ambulancia

Ambulancias para dolores de muela.

Me comentaba no hace mucho un compañero, que estando de Urgencias, acudió una señora joven, treinta y tantos, a las 5 de la mañana por un dolor de muelas.

Hasta aquí nada extraño. ¡¡Lo grande del tema es que la había traído una ambulancia puesta por Coordinación!! En cuanto el galeno lo supo, entró en cólera y no pudo contenerse, echándole el responso por el disparate que le pareció.

-“¿Sabe usted cuánto vale movilizar una ambulancia? ¿Sabe que quizás, en estos momentos, esa ambulancia podía haber sido solicitada para una emergencia y no estaba disponible por tener que traerla a usted por un dolor de muelas?”

A la señora no pareció afectarle mucho, lo único que dijo fue que no volvería a hacerlo con cara de “a mi plín, me digas lo que me digas, que para eso pago mi Seguridá Sociá”. Tras su tratamiento y a la salida, ordenó al celador para rematar la faena, “llámame un taxi”. ¿Heavy, eh?

¡Con qué ganas hubiese tenido unas palabras con el Coordinador del 061? ¿Es usted carajote o qué le pasa? ¿En qué protocolo tiene usted recogida dicha actuación? Pues, a lo tonto, acaba usted de despilfarrar, en esta época de bonanza, unos eurillos. Más o menos y según tarifas vigentes: traslado en ambulancia, 220 €; consulta de Urgencias, 97 €; inyectable, 14 €; medicación 0,56 €; llamada para el taxi, 0,30 €. Ahí quedan, 331,86 .

Y rascando un poco más sobre el tema, uno sabe que esta situación es un digno reflejo del día a día del circo sanitario. Y es que les han vendido a todos los usuarios que todo es gratis, ahí lo tienen, úsenlo. Que si le duele el callo, ¡vaya a su Médico!, que si el niño tiene fiebre de media hora, ¡vaya a su Pediatra!, que le ha picado un mosquito hace 3 días, ¡no lo dude, vaya a Urgencias a las 4 de la mañana! ¡Estamos para servirle! Menuda panda de cretinos. Y ahora se quejan de que no podemos sostener el sistema sanitario…

A medida que han ido pasando los años, los sanitarios hemos percibido un cambio en la mentalidad de los pacientes, aquel respeto por su médico, el uso de sus servicios “cuando hacía falta”, ha dado pie a un abuso descontrolado en todos los sentidos. Desde los almacenes de medicamentos de algunos pensionistas  (¿cuándo vamos a revisar esas recetas electrónicas?), a la masificación de las citas y consultas; del gasto superlativo de algunas intervenciones “prescindibles”, al turismo sanitario; del mal reparto de productividades (millonarias para algunos y míseras para otros), al trato intolerable de algunos borregos que chulean al personal sanitario como si estuviesen en el mercado… Y así, no pararíamos de contar en un buen rato.

Son detalles cotidianos que los profesionales sanitarios venimos observando desde hace tiempo y que por algún motivo que se me escapa, los jerifaltes no quieren ver. En vez de poner freno a toda esta desmesura, es más sencillo recortar por donde menos pupa se haga a los votantes y a la opinión pública, o sea, ataquemos al personal sanitario que, de momento, han demostrado que son pocos y cobardes, total, venimos pisoteándolos durante años y siguen sumisos como el primer día.

Pues en ello están, efectivamente, y lo que no quieren ver es que cada vez se ve más cerca la posibilidad de que este sistema reviente, por insostenible, y además con la participación de todo el personal sanitario, cansado y quemado de que todo funcione gracias a la buena voluntad de los profesionales que día a día sanan las hondas heridas de este país.

Desde aquí, mi apoyo a todos estos trabajadores anónimos y todo mi ánimo, porque los tiempos que se avecinan, no pintan nada bien para nosotros…

Anuncios
Etiquetado , , , , ,